Líneas de trabajo

Redistribución de la riqueza cultural

México es reconocido en el mundo por su riqueza cultural. Esta diversidad tiene su base en las culturas indígenas y proviene de cada rincón del país; sin embargo, la política cultural está concentrada en la Ciudad de México y en unas cuantas zonas urbanas. La mayoría de las y los mexicanos tenemos un acceso limitado a nuestras manifestaciones culturales y creaciones artísticas. Esto tiene que cambiar.

Crearemos un esquema de redistribución que impulse a las culturas locales y sus creaciones.

Misiones culturales

Promoveremos el intercambio cultural entre regiones. Acercaremos los bienes culturales a todos los municipios del país, con énfasis en las comunidades más alejadas.

Patrimonio cultural

Fortaleceremos los mecanismos federales y locales de gestión. Impulsaremos la conservación, preservación y restauración del patrimonio cultural arqueológico, histórico, artístico y documental.

Patrimonio cultural inmaterial

Construiremos una política integral que identifique y estimule tradiciones y prácticas culturales locales: lenguas indígenas, música, danzas tradicionales, usos sociales, rituales, actos festivos o técnicas artesanales. Se reconocerán y preservarán los conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo, como la cocina y la medicina tradicional.

Circuitos culturales

Crearemos rutas de intercambio en todos los municipios para garantizar el acceso y la promoción de nuestras culturas, con el objetivo de darles proyección nacional e internacional. El reconocimiento y el flujo de conocimiento serán la semilla de la nueva política cultural.